sábado, 12 de septiembre de 2015

DESENCUENTRO

Sus cenizas volaron, jugando con el viento y recorriendo el mundo, sumergidas en las corrientes atmosféricas. Pero mi cuerpo se quedó enganchado a un valle de intenso verde, al pie de las montañas infinitas; cerca del hielo eterno, que congeló su aliento mientras perseguía otra pasión

(relato publicado en la página www.estanochetecuento.com)



lunes, 17 de agosto de 2015

SUEÑOS MOJADOS

Cada atardecer mojaba sus sueños en el agua helada y transparente de la poza del río en la montaña. Así los mantenía pesados, pegados al suelo, porque tenía miedo de que algún día esos sueños levantaran el vuelo y le hicieran alejarse de su vida rutinaria y sin más horizonte que el del fondo del paisaje.

martes, 7 de julio de 2015

La bici

Cuando el aire comenzaba a ser respirable en Tokombere,  me sentaba a la puerta de mi cabaña a ver el sol caer rápido detrás de la sabana. Mostafa formaba parte de mi paisaje, cruzando cada atardecer por delante de la puerta. Su silueta esbelta, llena de dignidad y de belleza, iba siempre unida a una bicicleta destartalada y vieja. Pensaba que yo no sabía que él, como muchos otros funcionarios que ya ni recordaban cuando el gobierno les pagó por última vez, se desplazaba diariamente a la frontera de Nigeria. Allí compraba de contrabando unos cuantos litros de gasolina, que transportaba en pesados bidones adosados a los lados de su vehículo. Siempre al anochecer para no ser visto por la policía fronteriza. Un anochecer sin luna Mostafá no volvió. Se desvaneció de mi paisaje cada atardecer. Él y otros.
Relato presentado al concurso de la pagina www.estanochetecuento.com 

domingo, 21 de junio de 2015

lunes, 25 de mayo de 2015

EL RELOJ

Comienza otro día eficiente. Me gusta llegar esos minutos antes a la estación, robados a mi tiempo organizado. Miro al reloj del andén que comienza a volverse blando, moldeable, y a su través cruza un tren que circula sin vías y hacia arriba, en el que viajo por mares verdes y paisajes amarillos. Viajo hasta que me despierta siempre la misma voz anodina y estridente: ¡Estación de Atocha! Me coloco la gabardina y la aliso cuidadosamente. Desaparecen las arrugas y con ellas se escurre mi viaje, mientras retomo el día eficiente. Aunque hay veces en que veo en el café algún reflejo amarillo, o verde.




jueves, 21 de mayo de 2015

PARAÍSO

Enfila su velero hacia la bocana del puerto, después de inspeccionar cuidadosamente la ciudad isleña que se despliega ante él. El atardecer derrama sobre la tierra una luz poderosa que delinea con exactitud los objetos y le permite ver con claridad. Cambió su rumbo hacia tierra porque la isla recibía sin cañones que dudan a priori de quien se acerca. Y él quería una isla hospitalaria, donde el sonido del mar silencie el pasado que acompaña a cada ser, donde el sol dore la piel ocultando las marcas imborrables, donde nunca lleguen las órdenes de captura. Quería un lugar justo que dé cobijo al hombre.

(frases en cursiva, de R. Kipling)


martes, 5 de mayo de 2015

AMBICIÓN DECRECIENTE

Cuando el enemigo le lanzó al abismo, solo le quedaba un deseo por pedir a la lámpara. No lo dudó: ¡¡Quiero ser águila!! Pero las plumas no aparecían… ¿colibrí?….En la caída seguía viendo sus manos y sus dedos….¿¿¿¿¿moscaaaaaa?????…



martes, 7 de abril de 2015

LUNÁTICO

Cada mañana se despierta con la misma imagen del techado de paja de su hogar en Dindefelo, y su ilusión intacta. Cada día sigue de nuevo los senderos polvorientos que le llevan al límite de la aldea, siendo el blanco de burlas y risas en su rutinario caminar. Hoy podrá subir un piso más la torre de madera que lleva construyendo tanto tiempo. Nadie se reirá más de él cuando consiga alcanzar la luna.




domingo, 15 de marzo de 2015

BAJO LAS AGUAS

El humo delata en el paisaje volcánico y naranja, la presencia de las lagunas  sulfurosas. Muchos islandeses pasan la tarde dejándose acariciar por las aguas cálidas. Un grupo de hombres y mujeres que ronda los setenta forma un círculo alegre, fundido en una charla que no cesa. El vapor que el agua desprende desfigura los contornos de sus rostros, y les permite deslizar algunos guiños; única manifestación visible de los juegos subacuáticos que también animan la tarde.

Piscinas naturales en ellago Myvatn-Islandia

lunes, 9 de marzo de 2015

HAIKU

hace unos años
me asustaba el otoño;
ya soy invierno

                          Mario Benedetti



domingo, 8 de marzo de 2015

SUICIDIO, Y EL TIEMPO ENTRE LOS INSECTOS

-¡Ay, que larga es esta vida! - pensaba la mosca mientras, sin un aleteo, dejaba que la enorme manaza humana se acercara a ella a cámara lenta y….¡plas!




lunes, 2 de marzo de 2015

ABISMOS

Me marché. Atrás quedaron al menos veinte años de tiempo compartido. Necesitaba creer en una nueva promesa de magia, más pasión y bailes a la luz de la luna. Pero cuando danzaba arrullada por la noche y las nuevas caricias, allí arriba, en el astro, reconocí el abismo de tu rostro.



jueves, 22 de enero de 2015

SOPA ÁRABE

En la cinta de equipajes gira indefinidamente su maleta ya solitaria. Mientras tanto, en el hogar, situado en medio de la bulliciosa medina, se queda helada la sopa. Yassira la cocinó  con paciencia y esmero, siguiendo paso a paso la aromática receta heredada de una generación a otra. Es la costumbre para festejar el regreso de alguien querido. Grandes lagrimones surcan ahora las mejillas de Yassira; la sopa siempre debe tomarse ardiendo.


jueves, 8 de enero de 2015

TRAS LAS CAMPANADAS DE FIN DE AÑO....¡¡Y FELIZ AÑO NUEVO!!

Este micro ha sido presentado al concurso de Esta Noche Te Cuento en el mes de diciembre

Fuera es desierto de horizontes sedientos, saguaros, noches frías y sudor bajo el sol.

Y en la ciudad se mezclan blancos, latinos, indios de varias etnias, buscavidas, y los desadaptados que tan difícil tienen encontrar su lugar en una sociedad poco flexible. El año se despide con armas en la calle, un tiroteo en la noche, masculino poder. Los disparos se confunden con el sonido de los fuegos artificiales que iluminan el cielo al terminar la cuenta atrás que cierra otro ciclo planetario. Pero sé que mañana, sin importarles nada si acabó un año viejo o si otro nuevo empieza, dos colibríes llegarán al patio de mi casa de Tucson, sumergirán su pico en el dulce néctar de la flor del quebracho y me harán olvidar por un momento de qué lado del mundo se inclina la balanza.


jueves, 6 de noviembre de 2014

SONRISA LEVE

Desde su llegada no le vimos esbozar una sonrisa. Sus enormes ojos estaban llenos de espanto. Las imágenes que había presenciado, y que un niño nunca debería ver, debían cruzar sus pensamientos, y sus sueños, como una película ininterrumpida. Solo la nieve cayendo en grandes copos sobre las montañas, consiguió que Minoo, una de las niñas perdidas  de Sudán,  recuperara por un instante su condición infantil, y  mostrara una sonrisa tan leve como los copos, pero sonrisa.